Skip to content

Señales de obligación

Señales de obligación

Las señales de obligación forman parte importante de las señalizaciones de tránsito. Gracias a esta un conductor puede obedecer una orden que a su vez le facilita el tránsito por la vía. En muchas ocasiones esta puede estar tan congestionada para la vista del conductor que las aproximaciones con giros a la derecha, calles sin salida y otros tramos están muy cercanas a él y les cuesta reaccionar de manera correcta.

Gracias a la existencia de las señales de obligación estas reacciones negativas no se dan, claro, que el conductor debe tener de igual manera precaución al momento que se encuentra con una de ellas o cualquier otra.

Características de las señales de obligación

Las señales de obligación no son tan llamativas como las señales de obras o de peligro, pero si se visualizan fácilmente en cualquier área en donde se encuentren. Tienen un color azul característico y una forma cuadrada, donde acostumbran a preinscribir en blanco y negro las simbolizaciones que dan sentido a las señales que el conductor debe seguir por obligación.

Cabe destacar que las señales de obligación en su mayoría no tienen fin, sino que las mismas están ordenadas una tras otra con el fin de que el conductor se adoctrine a normas que le proporcionarán la seguridad en áreas urbanas. En los tramos de ciudad y mucho tránsito, las señales de obligación suelen ser muy comunes. Se debe tomar en cuenta cada una de ellas para evitar alguna multa.

Tipos de señales de obligación

Las señales de obligación tienen distintos tipos, cada una de ellas se debe obedecer por igual. Alguna van dirigidas a los coches, otras a los ciclos, pero los tipos de coches deben tenerlas presentes siempre para estar alerta ante cualquier siniestro. Una de las señales de obligación apega al conductor a portar el cinturón de seguridad, pero esta debe estar presente desde que se ingresa al auto, hasta que se baja del mismo. Esto aplica tanto para el conductor, como para los acompañantes.

Algunas señales de obligación tienen un fin, pero este no implica que las demás queden anuladas. El conductor debe tener presente anular sólo la restricción que se ha señalado, teniendo siempre aquellas que de forma permanente le permiten apegarse a la ley por su seguridad.

Las señales de obligación no son un juego, gracias a ellas se puede mantener el orden público. si no quiere recibir sanciones por los entes de tránsito debe tener conocimiento de cada una.